Idioma

Rechazamos el lenguaje envenenado sobre la adicción que mantiene a millones de estadounidenses enfermos y en las sombras.

Este lenguaje dañino alimenta las barreras psicológicas, como el estigma, la vergüenza y el miedo, que impiden que el 90 por ciento de las personas que necesitan atención acudan en busca de ayuda.

De acuerdo con nuestro compromiso con la calidad y la ciencia, utilizamos un lenguaje coherente con el lenguaje de la ciencia, la medicina y otras enfermedades crónicas.

Lea más sobre nuestro pensamiento sobre el lenguaje de la adicción:

Reflexiones sobre el lenguaje